martes, 23 de noviembre de 2010

SIBERIA /DOCTOR ZHIVAGO SUECIA /MCA



Desde ayer, no ha parado de nevar en Skövde.
Es horrible y es precioso. Precioso y triste. Cuando estamos dentro de casa, calentitos, ver la nieve caer, es hermoso.Sobre todo el silencio, la luz. Con la nieve se acaba la oscuridad de noviembre.....
Las primeras nevadas siempre me traen tantos recuerdos, y me lleno de nostalgia.
Este año ha empezado temprano. En 1987 hubo un invierno muy frío y con mucha nieve. Lo recuerdo muy bien, porque fue el invierno en que nació mi querido hijo.Creo que fue el frío el que lo hizo salir de su madriguera, porque esa noche trabajé hasta tarde, y en la noche me fui a pie a casa, parecía Siberia, tormenta de nieve, al llegar creí que me iba a partir en mil pedacitos, así como esas figuras de hielo, porque llegué congelada de pies a cabeza. Recuerdo que ya casi llegando al apartamento, pensé en el doctor Zhivago, el de la película, la de la novela de Boris Pasternak, cuando le tocó caminar en Siberia y llegó casi congelado a no me acuerdo dónde. Creo que adonde una amiga que tenía.
Me gustó mucho esa película, la vi hace muchos años y la he vuelto a ver un par de veces más, con Omar Sharif, Julie Christie y Geraldine Chaplin, entre otros.El tema de Lara, me encanta.
Y bien, hoy, me ha vuelto a pasar. Estamos en plenas conversaciones con padres de familia, para informar cómo les va a los chicos.
Al terminar y salir, tengo que decir que no ha parado de nevar en todo el día, y aún sigue, con viento, tormenta de nieve, como en Doctor Zhivago, como en Siberia, casi me privo. Soy muy friolenta, y no importa cuánta ropa lleve encima, siempre me congelo. Unos días más que otros. Ahí estaba mi carro, medio enterrado bajo la nieve....
Cansada, con hambre, con gripa y con un carro enterrado bajo la nieve que me tocaba desenterrar, si es quería volver a casa. La cerradura congelada, casi no puedo abrir la puerta. Al fin. Sacar un cepillo y quitar primero montones de nieve para poder abrir la puerta y prender el motor, para que se vaya calentando y ayudar un poco a que se derrita el hielo pegado a los cristales.....
Zhivago, era ruso, estaba en su país. Yo me pregunto en esos momentos, que yo, que soy del Caribe, de un lugar de donde no baja el termómetro de 20 grados, qué hago aquí....
La nieve, ya alta, se me metió dentro de las botas. Los guantes, todos mojados, no me servían de mucho. Lo más rápido que pude, para no congelarme del todo, quité nieve y hielo. Me metí al carro, los dedos duelen, horriblemente, casi no se puede manejar pues están congelados, difícil moverlos......Siberia....Suecia.....Skövde, tendrán algo en común?
Todo esto me hace pensar además en el latino que se muda al Canadá....No es música, pero lo tengo que meter.....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario