jueves, 4 de mayo de 2017

STARRY, STARRY NIGHT (VINCENT) DON MCLEAN

STARRY, STARRY NIGHT, UNA MELANCÓLICA Y HERMOSA CANCIÓN PARA EL PINTOR VINCENT VAN GOGH DE DON MCLEAN, EL COMPOSITOR DE AMERICAN PIE
"And when no hope was left in sight on that starry, starry night, you took your life, as lovers often do.
But I could have told you, Vincent,
this world was never meant for one as beautiful as you"
Y cuando no quedaba esperanza a la vista en esa estrellada, estrellada noche, te quitaste la vida, como a menudo lo hacen los amantes.
Pero yo podría haberte dicho, Vincent, este mundo nunca fue para alguien tan hermoso como tú.
Bildresultat för starry night vincent van gogh
Don McLean
Don McLean 1976.JPG
Foto publicitaria de Don McLean (1976)
Datos generales
Nombre realDonald McLean III
Nacimiento2 de octubre de 1945,
New RochelleNueva York,
Flag of the United States.svg Estados Unidos (71 años)
NacionalidadEstadounidense
OcupaciónMúsicocompositor
Información artística
Género(s)Folkrockfolk rock
Instrumento(s)Vocalista, guitarra, banjo, piano
Período de actividad1969-actualidad
Discográfica(s)United Artists RecordsEMI America Records
Web
Sitio webhttp://www.don-mclean.com
[editar datos en Wikidata]

Estrellada estrellada noche, pinta tu paleta de azul y gris,
mira hacia afuera en un día de verano con ojos que conocen la
oscuridad de mi alma.
Sombras sobre las colinas, bosquejan los árboles y los narcisos,
atrapan la brisa y el frío del invierno, en colores sobre el lino nevado de la tierra.
Ahora comprendo lo que tratabas de decirme,
cómo sufrías por tu cordura, cómo intentabas liberarlos.
Ellos no te escucharían, no sabían cómo.
Quizás ahora te escuchasen.
Estrellada, estrellada noche.
Flores en llamas que brillan intensamente,
remolinos de nubes en la bruma violeta,
se reflejan en los ojos azul porcelana de Vincent.
Colores cambiando de matiz,
campos matutinos de grano ambarino,
rostros desgastados de dolor
son aliviados bajo la mano amorosa del artista. (el pincel amoroso...)
Ahora comprendo lo que tratabas de decirme.
Cómo sufrías por tu cordura, cómo intentabas liberarlos.
Ellos no te escucharían, no sabían cómo.
Quizás ahora te escuchasen.
Porque no podían amarte, pero todavía tu amor era verdadero.
Y cuando no quedaba esperanza a la vista en esa estrellada, estrellada noche,
te quitaste la vida, como a menudo lo hacen los amantes.
Pero yo podría haberte dicho, Vincent, este mundo nunca fue para alguien tan hermoso como tú.
Estrellada, estrellada noche.
Retratos colgados en salones vacíos,
cabeza sin marco en paredes sin nombre
con ojos que observan el mundo
y no pueden olvidar, como los extraños que te has encontrado,
hombres harapientos en ropas harapientas,
la espina de plata de una rosa sangrienta,
yace aplastada y rota en la nieve virgen.
Creo que ahora sé lo que tratabas de decirme.
Cómo sufrías por tu cordura, cómo intentabas liberarlos.
Ellos no te escucharían, aún no están escuchando.
Quizás nunca lo harán...